miércoles, 17 de abril de 2019

Iniciativas por la calidad del aire y la sostenibilidad

El Valle de Aburrá posee unas condiciones únicas que lo hacen más vulnerable frente a la contaminación ambiental. Dado que ni su topografía ni su clima se pueden intervenir los esfuerzos se concentran en controlar las emisiones y proyectar una ciudad sostenible.

Pie de foto: Al deseo de convertir a Medellín en 2030 en la capital de la movilidad eléctrica de América Latina, se le suma otra ruta de desarrollo sostenible, el PIGECA, Plan Integral de Gestión de la Calidad del Aire del Valle de Aburrá, con medidas a corto, mediano y largo plazo. Foto Bureau Medellín.

El PM 2.5 es el material particulado microscopio que más afecta el aire en el Valle de Aburrá. Esta sustancia proviene en un 81 % de las fuentes móviles (automóviles) y en un 19 % de las fuentes fijas (producción industrial).

Además del control a las fuentes de emisión y los métodos para la renovación de las mismas, se creó el camino hacia una ciudad con movilidad sostenible. Con acciones como el PIGECA (Plan Integral de Gestión de la Calidad del Aire del Valle de Aburrá), el Pacto por la Calidad del Aire y los planes de movilidad empresarial sostenible, entre otras,  se busca que en 2030 Medellín sea la capital de la movilidad eléctrica en América Latina.

En contexto: Abril inicia con enfoque ambiental

"Hay un tema que todos tenemos en común y es el aire que respiramos. Por eso hemos avanzado en esfuerzos y acciones por el mejoramiento de las condiciones ambientales y de movilidad de la ciudad", dijo Federico Gutiérrez Zuluaga, Alcalde de Medellín.

Por Sebastián Vallejo Ramírez

No hay comentarios.:

Publicar un comentario