lunes, 15 de abril de 2019

Plantas de aguas residuales, más oxígeno para el río Medellín

Empresas Públicas de Medellín presentó la modernización y ampliación de la planta San Fernando y otros proyectos claves para el saneamiento de las aguas residuales del Valle de Aburrá.
Más del 84 % de las aguas residuales generadas en hogares e industrias son tratadas y devueltas al río Medellín en condiciones óptimas de saneamiento, gracias al Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos (PSMV), una herramienta para garantizar la recolección, el transporte y el tratamiento de las aguas residuales que se generan en los diez municipios del Valle de Aburrá.
En contexto: Banco Interamericano de Desarrollo exaltó programa de saneamiento del río Medellín
Entre los múltiples proyectos que conforman este plan liderado por EPM para la descontaminación del río Medellín y sus quebradas afluentes se encuentra la ampliación de la planta San Fernando, ubicada en Itagüí, que en 2018 culminó un proyecto de modernización que disminuyó los tiempos de mantenimiento y aumentó la retención de residuos sólidos ordinarios.
Plantas de aguas residuales
"Actualmente, estamos adelantado el proyecto de ampliación de la planta San Fernando, que nos va permitir prepararla para que pueda recibir las aguas residuales de Caldas y de la parte sur de La Estrella, a través del Interceptor Sur, una infraestructura subterránea que va traer un caudal de 1.8 m³/s (metros cúbicos por segundo). Hoy la planta está operando a 1.4 m³/s", explicó Santiago Ochoa Posada, vicepresidente Agua y Saneamiento EPM.
De acuerdo con el gerente Aguas Residuales EPM, León Arturo Yepes Enríquez, para la modernización de San Fernando se invirtieron cerca de $45.000 millones de pesos y la obra se efectuó entre noviembre de 2016 y mayo del año pasado. Por otra parte, la ampliación de esta planta cuenta con una inversión cercana a los $135.000 millones de pesos y se completará en el tercer trimestre de 2019.
Plantas de aguas residuales
Así mismo, EPM avanza con en el saneamiento de las quebradas del norte del Valle de Aburrá y proyecta la construcción de las plantas de aguas residuales para el tratamiento de los vertimientos de los usuarios de Copacabana, Girardota y Barbosa, las cuales se encuentran en la etapa de estudios previos.
En contexto: Saneamiento del río Medellín en imágenes
De otro lado, desde noviembre de 2018, están en operación las dos primeras líneas de tratamiento de la planta Aguas Claras, ubicada en Bello, que actualmente trata más de 3 m³/s de aguas residuales, extrae alrededor de 25 toneladas de residuos y material contaminante, y realiza el proceso de sedimentación para devolver en óptimas condiciones las aguas al río.
Plantas de aguas residuales
Aguas Claras, cuyas dos líneas restantes entrarán en operación a mediados de este año, es la planta de tratamiento de aguas residuales más moderna en América Latina y en sus inmediaciones opera la Unidad de Vida Articulada (UVA), un espacio lúdico, educativo y abierto a la comunidad que invita a las personas a volver su mirada al río como articulador del Valle de Aburrá.
En contexto: Aguas Claras, la planta que le dará más oxígeno al río Medellín
En conjunto con la planta San Fernando, Aguas Claras contribuirá a elevar el nivel de oxígeno disuelto en el río Medellín a un promedio de cinco miligramos por litro (mg/l), característica propia de un río descontaminado.
Gracias al Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos se evita que más de 140 toneladas de materia orgánica lleguen diariamente al río Medellín y se contribuye a la recuperación de cerca de 80 quebradas del Valle del Aburrá.
Por Juan Sebastián Mora Eusse

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Área Metropolitana