viernes, 5 de junio de 2020

A través de alianzas y convenios, EPM le apuesta a la conservación de los recursos naturales y el cuidado del ambiente

• En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, que este año tiene a Colombia como país anfitrión, EPM desataca el trabajo que realiza con sus aliados en los territorios

• Por medio de alianzas para el desarrollo y convenios, la Empresa adelanta acciones en cuidado del ambiente con el apoyo de las comunidades y las administraciones municipales

• La biodiversidad es el tema central de esta conmemoración

2020-06-05_094601 abejas

EPM, consciente de su interdependencia con el agua y la biodiversidad, está comprometida con el cuidado en las cuencas hidrográficas abastecedoras de sus sistemas y embalses, la gestión de los impactos generados por sus operaciones directas y la protección de los ecosistemas ubicados en sus áreas de influencia, permitiéndole aportar a su conocimiento y a mejorar la gestión ambiental en sus proyectos y en los territorios donde tiene presencia.

Al realizar una gestión integral del recurso hídrico y la biodiversidad, la Empresa contribuye a su sostenibilidad y de los territorios, mediante la acción conjunta con otros actores considerando el ordenamiento territorial, las características propias de los territorios, la conservación de los ecosistemas, la oferta, la demanda y los riesgos asociados al agua y la biodiversidad.

En el Día Mundial del Medio Ambiente, la fecha más importante en el calendario oficial de las Naciones Unidas para fomentar la acción ambiental, EPM destaca los resultados obtenidos a través de algunas de las alianzas y convenios que le permiten dar cumplimiento a su propósito empresarial de contribuir a la armonía de la vida para un mundo mejor.
De la mano con las comunidades

En el marco de la alianza para el desarrollo sostenible e incluyente, la reconciliación y el buen gobierno en municipios de Antioquia, suscrita entre EPM y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), uno de los ejes estratégicos es lograr la sostenibilidad, el uso y la conservación ambiental en el territorio.

Una de las intervenciones de la alianza tiene que ver con la promoción del establecimiento de nuevas Reservas Naturales de la Sociedad Civil (RNSC) las cuales sirven entre otras, como figuras de conservación voluntaria de la biodiversidad.

Es así como, en los municipios de Santa Rosa de Osos y Angostura, se ha logrado consolidar un primer núcleo de 30 predios candidatos a ser declarados bajo la figura voluntaria de RNSC, los cuales representan un potencial de 1.000 hectáreas  bajo figuras de conservación y planes de manejo sostenible, enriqueciendo de esta forma el corredor ecológico del puma y sirviendo además, para la protección de especies de fauna tan importantes como: el Cacique Candela (Hypopyrrhus pyrohypogaster), Nutria de Río (Lontra longicaudis), Tití Gris (Saguinus oedipus); y especies de flora como: el cedro (Cedrela odorata) y el Laurel (Ocotea cf. Benthamiana) (Cyathea), entre otros.

En Urabá, Aguas Regionales, una de las filiales del Grupo EPM, de la mano con la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Urabá (Corpourabá) y 61 familias campesinas, adelanta acciones de conservación en 842 hectáreas de los bosques que conforman la serranía de Abibe, generando empleo para las comunidades y permitiendo la recuperación, protección y conservación de las fuentes que abastecen de agua a esta subregión antioqueña.

Otra de las iniciativas, que además de tener un impacto en el ambiente ha permitido el fortalecimiento de las comunidades con la generación de empleo digno es el convenio entre EPM y el Museo de Antioquia, del que se destaca la inclusión del programa de “Lavautos informales” en el componente de Ecociudad del Plan de Desarrollo de Medellín 2020-2023.

Protección de cuencas

En un trabajo articulado con el Fondo de Agua de Medellín y el Valle de Aburrá, Cuenca Verde, EPM busca aportar a la conservación, mejoramiento ambiental y protección del recurso hídrico en las cuencas abastecedoras de agua, mediante cuatro líneas de trabajo: la cultura del agua, que promueve la importancia de este líquido vital y desarrolla experiencias de educación con las comunidades; la gestión integral de los recursos hídricos, cuyo propósito es el desarrollo y manejo coordinado del agua, el suelo y otros recursos, con el fin de maximizar el bienestar económico y social, sin comprometer la biodiversidad; la gestión de la información y el conocimiento, que mediante el monitoreo de variables sociales, económicas y ambientales permite identificar la efectividad de las acciones aplicadas y la generación de nuevas estratégicas para el bienestar y sostenimiento de los ecosistemas y comunidades impactadas. Entre tanto, el programa de monitoreo y seguimiento hace recorridos por las cuencas abastecedoras de los sistemas de acueductos del Valle de Aburrá para identificar posibles riesgos y hacer seguimiento a los aspectos e impactos ambientales encontrados.

De la mano con el Parque Arví, EPM labora en la protección y restauración ecológica de dos cuencas abastecedoras del acueducto para el municipio de Medellín: Piedras Blancas y La Honda.  Con esta corporación también adelanta acciones orientadas a la apropiación social y sensibilización del patrimonio ambiental y cultural, el manejo arqueológico del territorio y el fortalecimiento de hogares sostenibles y ecosistemas de emprendimiento rural.

En las subregiones antioqueñas del Oriente, Magdalena Medio y Urabá, a través del convenio con la Corporación MásBosques, EPM protege más de 120 hectáreas que hacen parte del hábitat de diversas especies de mamíferos, felinos, aves y reptiles y constituyen áreas de gran variedad de especies endémicas de flora como el ciruelo, el escobillo, el lechudo y el anime, entre otros.

En el Norte de Antioquia con la Fundaciones Guacana y en el Magdalena Medio, con la Fundación Guayacanal, EPM adelanta procesos de restauración ecológica con la siembra de más de 30.000 especies forestales nativas, que permitirán aumentar la biodiversidad de estos territorios y mejorar la oferta de ciertos servicios que la naturaleza nos ofrecía.

Y en los bosques altoandinos y de páramo de los municipios de Bojacá, Guasca, Sibaté y Guatavita, en Cundinamarca, con el convenio con la Fundación Natura, la Empresa desarrolla acciones de restauración ecológica con las que busca fortalecer la conectividad bosques impactados históricamente con cultivos a gran escala y con ganadería extensiva.

El cuidado de las abejas: apicultura y biodiversidad

La iniciativa de brindar incentivos para la conservación del bosque y de áreas estratégicas de protección del recurso hídrico a través de alternativas económicas sostenibles, es otra de las estrategias implementadas por el componente de sostenibilidad ambiental de la Alianza EPM-PNUD. Con esto se pretende obtener beneficios socio ambientales y económicos de actividades como la apicultura.  Para ello, se ha creado un plan de acción que ha beneficiado a más de 45 familias productoras de miel.

En marzo de este año se graduaron 31 aliados territoriales como emprendedores en apicultura con el SENA, dentro de las iniciativas de conservación para la protección de los ecosistemas estratégicos del Norte antioqueño.

Estas iniciativas, que apuntan a la conservación y la biodiversidad, han permitido la construcción de 46 apiarios en los municipios de Angostura, Gómez Plata y San Pedro de los Milagros, conservando 276 hectáreas de bosque.

Otras de las estrategias que se han implementado en la Alianza es la creación de una Mesa Apícola, donde se reúnen diversos actores territoriales: ambientales, sociales, académicos y gubernamentales, para reflexionar y tomar acciones sobre los efectos del cambio climático, las buenas prácticas agrícolas y establecer mejores mecanismos para la protección de la biodiversidad.

En el Valle de Aburrá, EPM también desarrolla el programa de manejo de abejas, abejorros y avispas por medio del cual se hace rescate de estas especies ubicadas en la infraestructura eléctrica (postes) del sistema de distribución de energía de EPM.

Avances en el proyecto hidroeléctrico Ituango

Durante 2019, en el territorio del proyecto hidroeléctrico Ituango, se cumplieron actividades de restauración ecológica en las zonas de vida de bosque húmedo tropical y bosque seco tropical. Estas actividades consistieron en la siembra de especies nativas al interior de las coberturas de pastos, herbazales y vegetación secundaria, que para esta última consistió en actividades de enriquecimiento vegetal.

Adicionalmente, se establecieron ensayos en seis hectáreas, con los cuales se pretende identificar estrategias exitosas para la restauración de las áreas de compensación del proyecto, principalmente de aquellas ubicadas en el bosque seco tropical, zona de vida con unas condiciones de altas temperaturas, fuertes pendientes, escasa precipitación asociada a periodos prolongados de sequía, suelos pobres en nutrientes, entre otras, que hacen de esta actividad todo un reto.

El año pasado se hizo la siembra de 11,2 hectáreas en bosque húmedo y de 29,1 hectáreas en el bosque seco tropical. A partir de estas actividades de restauración asistida, se pretende acelerar la restauración espontánea en un área total de 350 hectáreas.

A la fecha, al interior de las áreas de compensación se han restaurado de manera activa un total de 69 hectáreas, acciones iniciadas en 2018 y que continuarán por un aproximado de 20 años. Para la zona de bosque húmedo se dieron 24 contrataciones de auxiliares pertenecientes al corregimiento de El Valle de Toledo y a veredas aledañas en un período de ocho meses y para la zona de vida de bosque seco se empleó un equipo de 38 auxiliares, de los cuales 27 pertenecían al corregimiento de La Angelina.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario