sábado, 23 de febrero de 2019

Héroes Inocentes, obra homenaje a víctimas silenciosas del terrorismo

Con la presencia de víctimas del terrorismo, autoridades locales y ciudadanía en general, fue presentado el Tour de la Memoria, que honra a las personas que murieron en las décadas del 80 y 90 a manos del cartel de Medellín. Este recorrido es el preámbulo para el derribamiento del edificio Mónaco.
Con una obra que simboliza el vacío que dejaron las personas que murieron en manos de la violencia y otra los familiares y víctimas que sobrevivieron para contarlo, se presentó por parte de Federico Gutiérrez Zuluaga, alcalde de Medellín, el Tour de la Memoria, un recorrido por la capital antioqueña que busca narrar las épocas de la violencia narcoterrorista desde la voz de quienes la padecieron.
El jueves 21 de febrero, horas antes de que el edificio Mónaco, extinta propiedad de Pablo Escobar Gaviria sea derribado, se realizó la presentación de este monumento a la memoria de la sociedad colombiana y las personas que cayeron en la guerra del cartel contra el Estado dentro de una estrategia llamada Medellín abraza su historia.
En contexto: ¨No es borrar la historia, es volver sobre ella¨: Alcalde de Medellín sobre edificio Mónaco
El Tour de la Memoria se inició en El Parque de El Poblado, lugar en que se levantó la escultura Héroes Inocentes; después en la estación Floresta del Metro, en donde se develó una placa en honor al coronel Valdemar Franklin Quintero; luego ingresó al Tranvía de Ayacucho, sistema que llevó a los viajeros hasta el Museo de la Memoria en el Parque Bicentenario, en el sector del barrio Caicedo.
Para este recorrido que muestra la otra parte de la historia que padeció la ciudad, se destaca la participación de la empresa privada de la capital antioqueña: el Grupo Éxito donó la obra del artista Cristóbal Gaviria Mejía, y El Colombiano aportó la huella que se ubicó en el lugar en donde fue inmolado el entonces comandante de la Policía Antioquia, en 1989.
Héroes inocentes
“Este Tour de la Memoria, esa huella que queremos dejar es justamente para que se cuente la historia. No se trata de que no se cuente, sino contarla desde el lado correcto donde las víctimas son los protagonistas y son los héroes y las leyendas. Acá se ha vinculado la academia, las víctimas, el sector privado y el sector público, porque solo de esta manera vamos a sacar a nuestra ciudad adelante”, afirmó el Alcalde de Medellín.
La obra Héroes Inocentes fue pensada, ejecutada y traída a la realidad por el artistas antioqueño Cristóbal Gaviria Mejía, quien recibió la invitación del sector privado para dejar este aporte a la ciudad en esa construcción de memoria. Tardó cuatro meses en su proceso y ya está instalada en el parque de El Poblado, comuna 14, lugar donde se fundó la capital antioqueña.
En contexto: ¨Bosque de la Resiliencia¨, para resignificar los valores
“Es un homenaje a las víctimas, que están representados en los ausentes, por los negativos en el vacío y los sobrevivientes que están en los positivos. El arco es la que parte la historia y es como un arco del triunfo de dividir la historia y de pasa de un momento a otro mejor. El arco en la escultura significa esperanza”, explicó el artista.
Una nueva narración
Para la Administración Municipal, el derribamiento del edificio Mónaco es la demolición de un mito y una estructura mental en la que los victimarios han sido protagonistas de todas las historias alrededor del pasado reciente de la ciudad en las décadas del 80 y 90.
Con la caída de la edificación y la construcción del parque memorial se dará el papel principal a quienes padecieron la guerra del cartel contra la institución y la sociedad civil. Más de 46.000 víctimas mortales, entre 1983 y 1994, serán representadas en ese lugar que pasará de un sitio para recordar al victimario y ponerse del lado de las personas que lo padecieron.
César Augusto Zapata Herrera, es un arquitecto paisa que partió hace varios años a Estados Unidos. En 1988, cuando estalló el primer carro bomba en Medellín, precisamente contra el edificio Mónaco, él vivía a escasas cuadras del lugar. Luego en 2001, mientras trabajaba en uno de los museos de Nueva York, padeció los atentados contra el World Trade Center, pero aportó en la construcción de la memoria. Hoy regresa a la ciudad a compartir esa experiencia sumándose al proyecto del nuevo parque.
En contexto: Con el derribamiento del edificio Mónaco, también Medellín abraza su historia
“Los memoriales nacen de una memoria colectiva y esa memoria colectiva nace de una gestión pública de invitar a actores pertinentes de la tragedia, en este caso de un fenómeno violento que lo hemos hablado por 30 años y lo hacemos a través de las entidades de la Alcaldía, como la EDU, que gestiona una serie de eventos con las comunidades”, explicó el arquitecto.
Tranvía de la memoria
La voz de las víctimas
Por su parte, las víctimas, actores silenciosos de estas épocas aciagas, toman voz en la consolidación de estos espacios. Además, que se convierten en narradores de una historia, muchas veces desconocida, para los mismos habitantes de la ciudad y para quienes la visitan.
“La parte difícil que tenemos que hacer los colombianos es mostrar la parte triste de nuestra historia y las cosas buenas también. Lo fácil es demostrar el recorrido de la mafia, la criminalidad y del narcotráfico. Lo importante es que nosotros hagamos un esfuerzo para mostrarle al mundo nuestra historia y lo que verdaderamente sucedió para resaltar lo que hicimos los colombianos para luchar contra el narcotráfico, no solo en Colombia, sino por el mundo”, dijo Claudio Mario Galán Pachón, hijo de Luis Carlos Galán Sarmiento, asesinado en 1989.
Por su parte, Richard Franklin, hijo del comandate de la Policía Antioquia en 1989, coronel Valdemar Franklin Quintero, destacó el significado que tiene para él y su familia el homenaje hecho por la ciudad a la memoria de su padre en los bajos de la estación Floresta del Metro, lugar donde fue asesinado por orden del cartel. Murió el 18 de agosto de 1989, el mismo día que falleció Luis Carlos Galán Sarmiento, desde aquel día han pasado ya 30 años.
Por: José Fernando Serna Osorio

Héroes Inocentes, obra homenaje a víctimas silenciosas del terrorismo

Con la presencia de víctimas del terrorismo, autoridades locales y ciudadanía en general, fue presentado el Tour de la Memoria, que honra a las personas que murieron en las décadas del 80 y 90 a manos del cartel de Medellín. Este recorrido es el preámbulo para el derribamiento del edificio Mónaco.
Con una obra que simboliza el vacío que dejaron las personas que murieron en manos de la violencia y otra los familiares y víctimas que sobrevivieron para contarlo, se presentó por parte de Federico Gutiérrez Zuluaga, alcalde de Medellín, el Tour de la Memoria, un recorrido por la capital antioqueña que busca narrar las épocas de la violencia narcoterrorista desde la voz de quienes la padecieron.
El jueves 21 de febrero, horas antes de que el edificio Mónaco, extinta propiedad de Pablo Escobar Gaviria sea derribado, se realizó la presentación de este monumento a la memoria de la sociedad colombiana y las personas que cayeron en la guerra del cartel contra el Estado dentro de una estrategia llamada Medellín abraza su historia.
En contexto: ¨No es borrar la historia, es volver sobre ella¨: Alcalde de Medellín sobre edificio Mónaco
El Tour de la Memoria se inició en El Parque de El Poblado, lugar en que se levantó la escultura Héroes Inocentes; después en la estación Floresta del Metro, en donde se develó una placa en honor al coronel Valdemar Franklin Quintero; luego ingresó al Tranvía de Ayacucho, sistema que llevó a los viajeros hasta el Museo de la Memoria en el Parque Bicentenario, en el sector del barrio Caicedo.
Para este recorrido que muestra la otra parte de la historia que padeció la ciudad, se destaca la participación de la empresa privada de la capital antioqueña: el Grupo Éxito donó la obra del artista Cristóbal Gaviria Mejía, y El Colombiano aportó la huella que se ubicó en el lugar en donde fue inmolado el entonces comandante de la Policía Antioquia, en 1989.
Héroes inocentes
"Este Tour de la Memoria, esa huella que queremos dejar es justamente para que se cuente la historia. No se trata de que no se cuente, sino contarla desde el lado correcto donde las víctimas son los protagonistas y son los héroes y las leyendas. Acá se ha vinculado la academia, las víctimas, el sector privado y el sector público, porque solo de esta manera vamos a sacar a nuestra ciudad adelante", afirmó el Alcalde de Medellín.
La obra Héroes Inocentes fue pensada, ejecutada y traída a la realidad por el artistas antioqueño Cristóbal Gaviria Mejía, quien recibió la invitación del sector privado para dejar este aporte a la ciudad en esa construcción de memoria. Tardó cuatro meses en su proceso y ya está instalada en el parque de El Poblado, comuna 14, lugar donde se fundó la capital antioqueña.
En contexto: ¨Bosque de la Resiliencia¨, para resignificar los valores
"Es un homenaje a las víctimas, que están representados en los ausentes, por los negativos en el vacío y los sobrevivientes que están en los positivos. El arco es la que parte la historia y es como un arco del triunfo de dividir la historia y de pasa de un momento a otro mejor. El arco en la escultura significa esperanza", explicó el artista.
Una nueva narración
Para la Administración Municipal, el derribamiento del edificio Mónaco es la demolición de un mito y una estructura mental en la que los victimarios han sido protagonistas de todas las historias alrededor del pasado reciente de la ciudad en las décadas del 80 y 90.
Con la caída de la edificación y la construcción del parque memorial se dará el papel principal a quienes padecieron la guerra del cartel contra la institución y la sociedad civil. Más de 46.000 víctimas mortales, entre 1983 y 1994, serán representadas en ese lugar que pasará de un sitio para recordar al victimario y ponerse del lado de las personas que lo padecieron.
César Augusto Zapata Herrera, es un arquitecto paisa que partió hace varios años a Estados Unidos. En 1988, cuando estalló el primer carro bomba en Medellín, precisamente contra el edificio Mónaco, él vivía a escasas cuadras del lugar. Luego en 2001, mientras trabajaba en uno de los museos de Nueva York, padeció los atentados contra el World Trade Center, pero aportó en la construcción de la memoria. Hoy regresa a la ciudad a compartir esa experiencia sumándose al proyecto del nuevo parque.
En contexto: Con el derribamiento del edificio Mónaco, también Medellín abraza su historia
"Los memoriales nacen de una memoria colectiva y esa memoria colectiva nace de una gestión pública de invitar a actores pertinentes de la tragedia, en este caso de un fenómeno violento que lo hemos hablado por 30 años y lo hacemos a través de las entidades de la Alcaldía, como la EDU, que gestiona una serie de eventos con las comunidades", explicó el arquitecto.
Tranvía de la memoria
La voz de las víctimas
Por su parte, las víctimas, actores silenciosos de estas épocas aciagas, toman voz en la consolidación de estos espacios. Además, que se convierten en narradores de una historia, muchas veces desconocida, para los mismos habitantes de la ciudad y para quienes la visitan.
"La parte difícil que tenemos que hacer los colombianos es mostrar la parte triste de nuestra historia y las cosas buenas también. Lo fácil es demostrar el recorrido de la mafia, la criminalidad y del narcotráfico. Lo importante es que nosotros hagamos un esfuerzo para mostrarle al mundo nuestra historia y lo que verdaderamente sucedió para resaltar lo que hicimos los colombianos para luchar contra el narcotráfico, no solo en Colombia, sino por el mundo", dijo Claudio Mario Galán Pachón, hijo de Luis Carlos Galán Sarmiento, asesinado en 1989.
Por su parte, Richard Franklin, hijo del comandate de la Policía Antioquia en 1989, coronel Valdemar Franklin Quintero, destacó el significado que tiene para él y su familia el homenaje hecho por la ciudad a la memoria de su padre en los bajos de la estación Floresta del Metro, lugar donde fue asesinado por orden del cartel. Murió el 18 de agosto de 1989, el mismo día que falleció Luis Carlos Galán Sarmiento, desde aquel día han pasado ya 30 años.
Por: José Fernando Serna Osorio

Semilla para el ¨Bosque de la Resiliencia¨

El edificio Mónaco, emblema del extinto cartel de Medellín, yace en escombros. Bastaron tan solo tres segundos para que la edificación, la cual albergó a uno de los hombres más sanguinarios de la historia de la ciudad, desapareciera.

A las 11:54 de la mañana del viernes 22 de febrero, una descarga explosiva, completamente controlada, puso fin a uno de los íconos del narcoterrorismo de los años 80 y 90.  Un minuto antes de esa hora sonó la última de las tres sirenas que dieron anunció al momento definitivo del derribamiento del edificio Mónaco.

El tiempo no se detuvo y en instantes la edificación con nombre de principado, la cual  sirvió de “cuartel general” a Pablo Escobar Gaviria y todos sus secuaces, quedó reducido a trozos de concreto.  Tras la caída, una nube de color blanco humo arropó el paisaje en un radio de más de 200 metros a la redonda en este sector del barrio Santa María de Los Ángeles, en El Poblado. Una señal irrefutable del desplome de la controvertida mole de ocho pisos.

En contexto: Héroes Inocentes, obra homenaje a víctimas silenciosas del terrorismo

La estructura, con más de tres décadas de existencia, tenía graves lesiones que hacía compleja su recuperación. En enero de 1988 y febrero de 2000, el Mónaco recibió el impacto de dos carros bomba, los cuales no afectaron las entrañas del edificio. Luego, con el paso de los años y el abandono inminente, la edificación se deterioró. Su patología era la de un enfermo agonizante.

En contexto: ¨No es borrar la historia, es volver sobre ella¨: Alcalde de Medellín sobre edificio Mónaco

En el lote de la edificación que durante más de tres décadas atormentó a los vecinos de este exclusivo sector de El Poblado, nacerá en menos de seis meses el “Bosque de la Resiliencia”, un proyecto cultural con el que se quiere rendir tributo a la memoria de las víctimas y perseguidos por el narcotráfico. Los escombros de esta estructura serán ahora semilla para esta iniciativa con la que se reivindicará la esperanza de toda una ciudad.

Así cayó el edificio Mónaco, secuencia fotográfica:

  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco

Ver Video

Semilla para el ¨Bosque de la Resiliencia¨

El edificio Mónaco, emblema del extinto cartel de Medellín, yace en escombros. Bastaron tan solo tres segundos para que la edificación, la cual albergó a uno de los hombres más sanguinarios de la historia de la ciudad, desapareciera.

A las 11:54 de la mañana del viernes 22 de febrero, una descarga explosiva, completamente controlada, puso fin a uno de los íconos del narcoterrorismo de los años 80 y 90.  Un minuto antes de esa hora sonó la última de las tres sirenas que dieron anunció al momento definitivo del derribamiento del edificio Mónaco.

El tiempo no se detuvo y en instantes la edificación con nombre de principado, la cual  sirvió de "cuartel general" a Pablo Escobar Gaviria y todos sus secuaces, quedó reducido a trozos de concreto.  Tras la caída, una nube de color blanco humo arropó el paisaje en un radio de más de 200 metros a la redonda en este sector del barrio Santa María de Los Ángeles, en El Poblado. Una señal irrefutable del desplome de la controvertida mole de ocho pisos.

En contexto: Héroes Inocentes, obra homenaje a víctimas silenciosas del terrorismo

La estructura, con más de tres décadas de existencia, tenía graves lesiones que hacía compleja su recuperación. En enero de 1988 y febrero de 2000, el Mónaco recibió el impacto de dos carros bomba, los cuales no afectaron las entrañas del edificio. Luego, con el paso de los años y el abandono inminente, la edificación se deterioró. Su patología era la de un enfermo agonizante.

En contexto: ¨No es borrar la historia, es volver sobre ella¨: Alcalde de Medellín sobre edificio Mónaco

En el lote de la edificación que durante más de tres décadas atormentó a los vecinos de este exclusivo sector de El Poblado, nacerá en menos de seis meses el "Bosque de la Resiliencia", un proyecto cultural con el que se quiere rendir tributo a la memoria de las víctimas y perseguidos por el narcotráfico. Los escombros de esta estructura serán ahora semilla para esta iniciativa con la que se reivindicará la esperanza de toda una ciudad.

Así cayó el edificio Mónaco, secuencia fotográfica:

  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco
  • Derribamiento del Edificio Mónaco

Ver Video


Héroes silenciosos reescriben una historia de esperanza

Víctimas sobrevivientes y familiares de aquellos que murieron a manos del terrorismo y la mafia en los 80 y 90, se reunieron para empezar a narrar una historia que siempre estuvo del lado de los victimarios. Cayó el edificio Mónaco y con este un mito. Ahora viene el momento de escuchar y no repetir esos días oscuros. Medellín abraza su historia.
El silencio dio paso a un estruendo ensordecedor. Eran las 11:54 a. m. del viernes 22 de febrero de 2019 cuando un estallido volvía a nublar la mente y los oídos de los habitantes de Medellín. De día, pero esta vez sin sorpresa, volvía a escucharse una detonación con gran destrucción en la capital antioqueña. Otro silencio y una nube de polvo que cobijaba el barrio Santa María de Los Ángeles en El Poblado, comuna 14.
La mirada impávida de un centenar de personas, algunos ojos aguados y una catarsis sin exteriorizar reflejaban, por primera vez, un dolor menos hiriente. El extinto edificio Mónaco, vivienda de Pablo Escobar Gaviria había sido derribado. El símbolo de aquel que fue victimario y desafió al Estado con sangre y fuego quedó reducido a ruinas.
Un acto con solemnidad para los familiares de los héroes que cayeron en la lucha contra el capo. Y es que algunos se resisten a considerarse hijos de víctimas, porque sienten que más allá de lo sucedido en días y noches aciagas de las décadas de los 80 y 90, lo que hicieron esas personas fue una lucha por la que Medellín, Colombia y el mundo los debe recordar. Héroes silenciosos.
En contexto: Héroes Inocentes, obra homenaje a víctimas silenciosas del terrorismo
“Yo soy el hijo de un héroe y creo que acá en Colombia infortunadamente el término víctima lo han llevado simplemente a cómo te indemnizo, qué quieres que te dé. Mi papá no tenía valor. ¡Nunca jamás tendrá valor su vida! Su vida es de un valor incalculable y para nosotros los eventos simbólicos como estos son los que valen la pena, son la verdadera reparación”, expresó Richard Franklin Cruz, hijo del comandante de la Policía Antioquia de 1989, coronel Valdemar Franklin Quintero, asesinado en agosto de ese año por orden de la mafia.
Mientras se disipaba la nube de polvo los presentes aplaudían. Quizá les había llegado el momento del verdadero reconocimiento. Muchos de ellos pasaron muchos años en el anonimato exorcizando el dolor que les dejó esa guerra sin compasión del narcoterrorismo contra la institucionalidad. Políticos, periodistas, jueces y sociedad civil fueron esos flancos directos e indirectos que acabaron los bombazos y las balas de los asesinos.
En contexto: Un memorial para abrazar la historia
“Es un símbolo muy significativo poner a las víctimas al mismo nivel del reflector que tiene la cultura mafiosa. Ojalá se inicie aquí un proceso de reflexión de toda la sociedad hacia adelante. Eso ya es trabajo de todos, pero yo confío que este símbolo sirva para abrirnos los ojos un poquito. La historia se ha contado muy a pedacitos y lo que más se ve en los reflectores es a los victimarios, me parece que es un acto necesario”, aseguró Fidel Cano Gutiérrez, hijo de Guillermo Cano Isaza, director del periódico El Espectador, asesinado por denunciar los crímenes del cartel de Medellín en diciembre de 1986.
En contexto: ¨No es borrar la historia, es volver sobre ella¨: Alcalde de Medellín sobre edificio Mónaco
Las muertes marcaron más de 46.000 tragedias familiares. Personas que se fueron en esa lucha incesante por la vida y la paz. A ellos iba dirigido el homenaje de Medellín abraza su historia, estrategia de la Alcaldía de la capital antioqueña que se emprendió para narrar lo sucesos oscuros, pero en voz de quienes lo padecieron y no de los que los perpetraron.
Este es el caso de quienes vivieron para contarlo. Dos exagentes de la Policía cargan en sus cuerpos las heridas de la violencia sin tregua que emprendió el cartel de Medellín contra sus integrantes. Rochi Montes Barrientos fue una de las personas afectadas durante una operación antisecuestro realizada en 1990. En la acción policial perdió el brazo derecho. Señales que dejan cicatrices profundas más allá de las físicas.
“Es una gran apuesta a canalizar las heridas que se llevan en el alma, no solo las víctimas directas, sino de los familiares nuestros, que también sufrieron con nosotros toda esa violencia, todos esos miedos, que significaba salir a la calle nosotros los policías, que ya significaba morir”, narró la mujer.
En contexto: ¨Bosque de la Resiliencia¨, para resignificar los valores
Caso similar el de Guillermo León Puerta Patiño, un integrante por 26 años de la Policía Nacional que le hacía una afrenta a la vida todos los días en la década de los 80 y 90. Hacía parte del cuerpo antiexplosivos de la Fuerza Pública, en esos momentos en los que en cualquier esquina de la ciudad podía estallar el horror y aparecer la muerte. Y así pasó cuando desactivando un artefacto fue detonado a control remoto y le quemó el 40 % del cuerpo con daños en el rostro, los ojos y las manos.
“Haber derribado el edificio Mónaco va a ser muy importante para las futuras generaciones para que vean que uno se entregó por la sociedad como policía. Que les quede el recuerdo de que uno cumplió el deber como lo mandaba la ley. Que la gente se dé cuenta que nosotros somos héroes silenciosos”, aseveró el integrante de la policía.
Por: José Fernando Serna Osorio

Un memorial para abrazar la historia


A las 11:54 de la mañana del viernes 22 de febrero fue derribado de manera contralado el edificio Mónaco, espacio que la Alcaldía de Medellín reemplazará con un espacio que honrará la vida y resaltará a héroes caídos en la lucha contra la ilegalidad.

En el Club Campestre, más de 1.500 personas, entre representantes de las autoridades nacionales y municipales, familiares de los héroes y víctimas homenajeadas, estudiantes y personajes de distintos ámbitos, presenciaron la implosión del edificio Mónaco, efectuada sin contratiempos y de forma controlada, tras tres sonoras alarmas y las intervenciones del alcalde Federico Gutiérrez Zuluaga y el presidente de la República, Iván Duque Márquez.

En contexto: Con el derribamiento del edificio Mónaco, también Medellín abraza su historia

"El corazón de esta iniciativa son las víctimas que no debimos tener jamás. El alma de este propósito es evitar nuevas víctimas que lamentar", enfatizó el alcalde de Medellín, minutos antes del derribamiento de la extinta propiedad de Pablo Escobar Gaviria y símbolo de una época de oscuridad en la ciudad, que desaparece para convertirse en un memorial para aquellos héroes que enfrentaron con valentía al narcotráfico y la violencia.

El memorial, que será completado para el segundo semestre del año, estará a cargo de cinco jóvenes arquitectos de la Universidad Nacional, que ganaron el concurso público internacional liderado por la Sociedad Colombiana de Arquitectos.

En contexto: ¨Bosque de la Resiliencia¨, para resignificar los valores

"Detrás de todo esto hay una lucha ética, no política. Yo quiero que esta sociedad se transforme moralmente y creo, genuinamente, que es posible. Creo que es posible porque he sido testigo de la fuerza cívica que existe entre nosotros. Este no es el primer ni el único esfuerzo que se hace en la ciudad en materia de legalidad, más no por eso deja de ser importante seguirle apostando a este reto; seguir creyendo que es posible sacar adelante este proyecto ético ciudadano", explicó Federico Gutiérrez Zuluaga.

Entre tanto, el presidente de la Republica, Iván Duque Márquez, enfatizó en la importancia de esta decisión. "Este evento significa el triunfo de la cultura de legalidad, implica que la historia no se va escribir en función de los victimarios sino que se escribe reconociendo a las víctimas. Hoy la memoria de los héroes está en nuestros corazones y sus sacrificios no fueron en vano", dijo el Jefe de Estado.

En contexto: Semilla para el "Bosque de la Resiliencia"

El exsenador Juan Manuel Galán Pachón, hijo de Luis Carlos Galán Sarmiento, quien fue asesinado por el cartel de Medellín en 1989, opinó que este tipo de actos son importantes.  "Hay que conservarlos porque permiten reconstruir la memoria no solo de las víctimas sino también de todo ese proceso histórico tan doloroso y tan duro que vivió Colombia", dijo.

Juan Manuel Galán e hijo

Como parte del acto en Club Campestre de Medellín, el artista Yuri Buenaventura, Son Batá, junto a Heider González, y Juanes, acompañados de la Orquesta Filarmónica de Medellín y la Red de Escuelas Música de Medellín, interpretaron canciones que reforzaron el mensaje de abrazar el pasado, revalidando valores como la legalidad, la resiliencia y la ética.

Juanes

Además del parque memorial, la Alcaldía de Medellín desarrollará un conjunto de obras en diferentes lugares de la ciudad que integran al Tour de la Memoria, una recorrido que cuenta la dolorosa historia de aquellos años de violencia desde lado de los héroes y sin dignifica la cultura narcoterrorista.

En contexto: Héroes Inocentes, obra homenaje a víctimas silenciosas del terrorismo

El mandatario, también anunció que el Municipio, en alianza con el sector privado, construirá segunda fase del Museo Casa la Memoria, que estará dedicada a contar, de una manera respetuosa, "el dolor que como sociedad llegamos a sentir".

"Aún estamos a tiempo de abrazar esta historia que es suya, nuestra, de todos. Abrazar lo que fuimos para construir lo que seremos. Hoy, Medellín abraza su historia. Hoy, construye un nuevo relato", concluyó el alcalde de la ciudad.

Por Juan Sebastián Mora Eusse


Así fue derribado el Mónaco












Ver Video

Se cumplió la implosión del Edificio Mónaco, en la ciudad de Medellín.  La capital de Antioquia comienza una nueva etapa de su historia con la iniciativa "Medellín abraza su historia" liderada por la Alcaldía de Medellín para rendir homenaje  a las víctimas de la violencia de los tiempos recientes en la ciudad.

Cortesía Telemedellin

Industria 4.0, fuente de ofertas laborales y oportunidades educativas

En congruencia con el actual nombramiento de Medellín como sede del Centro de la Cuarta Revolución Industrial, la articulación entre la educación y el mercado laboral se hace cada vez más fuerte. Esta vez con la creación de un imponente laboratorio en la  Institución Universitaria Salazar y Herrera, en asocio con ARUS, enfocado a la formación de profesionales competentes en campos de big data, inteligencia artificial, robótica, realidad virtual, entre otras.

Con el enfoque en el progreso  humano relacionado con el  conocimiento de los jóvenes del país se creó en Medellín un laboratorio enfocado en la formación de profesionales, según las necesidades organizacionales del momento, teniendo en cuenta los procesos que como sociedad actual se empiezan a requerir en términos de ingeniería como la analítica, la ciencia de datos, la automatización de procesos, la robótica, la inteligencia artificial y cognitiva, permitiendo  la interacción entre sociedad, universidad y empresa.

Industria 4.0

Jorge Alonso Monsalve Jaramillo, decano de la escuela de ingeniería de la Institución Universitaria Salazar y Herrera  dijo que la creación de este laboratorio se dio en tres momentos en donde han participado varias empresas privadas y Ruta N, que dan como resultado una alianza integrada para temas de análisis de datos, analítica y automatización de procesos. "La intención de nosotros con la educación es una transformación de la pedagogía, que cada muchacho  se encuentre en la academia con lo que realmente se va a encontrar cuando sea profesional, romper paradigmas y asumir desde la academia la inserción de la tecnología en todo los pregrados", dijo.

En Contexto: En Medellín, la Cuarta Revolución Industrial ya está en marcha

Este centro de experiencia cuenta con tres espacios: analítica, robótica y medata que pueden albergar hasta 60 estudiantes en total. Y aunque es un espacio para la práctica de los alumnos de la universidad y la actualización académica de los empleados de ARUS, las empresas o instituciones educativas que lo requieran podrán hacer uso del mismo. La idea es poder establecer vínculos académicos con las entidades del país y del exterior.

Industria 4.0

"Este convenio, sin lugar a dudas, será un espacio de co-creación entre universidad y empresa que permitirá la formación y la generación de conocimiento continuo y que contribuirá a la transformación organizacional y social a través de nuevas formas de trabajo de acuerdo a las mega tendencias de las tecnologías 4.0, así mismo en impulsar la transformación del modelo educativo de la universidad generando mayor atracción de estudiantes a la universidad por ser pioneros en la inclusión de estas formaciones especializadas y contar con la infraestructura locativa y tecnológica adecuada para la formación de profesionales", expresó Andrés Felipe Durango, director del laboratorio.

En contexto: Medellín ya se mueve al ritmo de la Industria 4.0

Industria 4.0

La institución universitaria inició prácticas en el laboratorio con toda la oferta académica relacionada con los pregrados de  ingenieras, administración y  las artes. Sin embargo, estos no son los únicos programas que serán intervenidos con el propósito de entregar a Colombia profesionales innovadores con conocimientos muy específicos y actuales de acuerdo a las megas tendencias. Además, con la creación de estos espacios se está realizando un aporte a la educación del país, proyectándose al futuro con herramientas modernas que ayudarán a mejorar las condiciones organizacionales en los próximos años y que contribuirán a la transformación social; a partir de la observación y solución a necesidades, generadas por experimentos de impacto social.

Industria 4.0

Por Carolina Flórez Ospina