sábado, 21 de diciembre de 2019

La inclusión, un tema de ciudad

Crear espacios, programas y proyectos que incluyan a las personas con discapacidad en el desarrollo de la ciudad  es un asunto que se fortaleció en esta administración.



Desde la Secretaría de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos y su Equipo de Discapacidad se han creado nuevas estrategias para que esta población obtenga grandes oportunidades y continúe con sus procesos de rehabilitación física e inclusión social.
Uno de los mayores logros es la consolidación de la Política Pública de discapacidad. Con este nuevo proceso se busca garantizar los derechos de estas personas, sus familiares y cuidadores a través de la atención psicosocial y la realización de programas o actividades  que permitan su autonomía e independencia.
Con esta política se espera crear nuevos  espacios de participación, deliberación y gestión en torno a la discapacidad. De igual forma, la formación en discapacidad, los cambios en el diseño universal, la orientación y  el seguimiento a las casi 80.920 personas que presentan algún tipo de discapacidad en la ciudad hacen parte de las metas que se pretenden cumplir con la ayuda y el fortalecimiento institucional.
La inclusión, un tema de ciudad
Con el fin de garantizar los derechos de las personas con discapacidad y la creación de encuentros de participación se consolidaron 21  Comités Comunales y Corregimentales de Inclusión. El objetivo de estos espacios es aportar desde el territorio la igualdad de condiciones. Así, 8.098 actores sociales y comunitarios han participado en la construcción de una Medellín más incluyente.
Por otra parte, el desarrollo de componentes como Ser Capaz en Casa, Inclusión Laboral, habilitación-rehabilitación a niños, niñas y adolescentes con discapacidad intelectual, emprendimiento a cuidadores y el apoyo económico para esta población propiciaron que empresas públicas y privadas ayudaran a mejorar la calidad de vida de estas personas.
El trabajo desde la familia como primera fuente de apoyo se reflejó en la estrategia Ser Capaz en Casa; a través de un equipo de profesionales se  brindó atención integral en el hogar de personas con discapacidad severa.
En estos cuatro años cerca de 2.242 personas accedieron a servicios para atender sus necesidades, las de sus cuidadores y familias. Gracias a ello se generaron más de 8.968 oportunidades.
Dentro de este componente también se realizaron las jornadas de salud oral. En ellas, los usuarios fueron recogidos en sus hogares y trasladados a centros de salud de Metrosalud, en donde además de recibir atención odontológica, sus cuidadores tuvieron espacios de relajación y participaron en actividades lúdicas. Entre 2017 y 2019 se realizaron 24 de estas jornadas.
Igualmente, la atención dirigida a menores con discapacidad intelectual entre 8 y 17 años se dio a través de servicios de habilitación–rehabilitación lo que ayudó a desarrollar sus capacidades prevocacionales y sociales; y además contribuyó en su independencia y socialización. Alrededor de 555 niños, niñas y adolescentes se beneficiaron en estos cuatro años.
La rehabilitación funcional brindó atención psicosocial y procesos que aportaron al desarrollo de habilidades para el fortalecimiento de la autosuficiencia, productividad y participación de las personas con discapacidad, tanto en su entorno inmediato como en la ciudad. Cerca de 656 personas con discapacidad en fase de habilitación y rehabilitación, participaron de este componente.
La inclusión laboral fue una gran apuesta: 594 personas con discapacidad hicieron parte de procesos de formación. De esta manera,  fortalecieron sus capacidades y facilitaron su inserción en las dinámicas económicas.
Esta estrategia se desarrolló principalmente en la Escuela para la Inclusión; allí, los beneficiados recibieron formación en habilidades para la vida y socio-laborales, evaluación ocupacional, formación específica, remisión institucional, promoción laboral y acompañamiento en los procesos de selección.
De igual forma, los apoyos económicos fueron indispensables para que estas personas continuaran en sus procesos académicos, laborales y médicos sin ninguna limitación. En esta administración se entregaron cerca de 24.410 apoyos económicos, cada uno por un valor de $600.000 anuales.
El apoyo y colaboración de los cuidadores de estas personas fueron claves para que todos los proyectos y componentes se realizaran. El bienestar de ellos también influye en cómo se mejora la calidad de vida de sus pacientes o familiares; por ello desde el Equipo de Discapacidad se  promovieron las iniciativas emprendedoras y productivas.
Con este acompañamiento, 801 cuidadores de personas con discapacidad adquirieron competencias en emprendimiento y buenas prácticas financieras para contribuir a su crecimiento personal, familiar, social y laboral. De ellos, 456 se beneficiaron con el Plan de Emprendimiento para consolidar sus unidades productivas.
La inclusión, un tema de ciudad
Finalmente, personal de la Secretaría de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos suministró atención psicosocial y acompañó las rutas de acceso de esta población. Cerca de 12.844 personas con discapacidad y sus familias fueron orientadas en la búsqueda de nuevos servicios y ayudas.
Además, 1.654 personas se beneficiaron con la estrategia Aprendamos de Discapacidad y Accesibilidad Universal. En este periodo se presentaron 156 informes de recomendaciones y buenas prácticas en accesibilidad; mientras que en el cuatrienio se dictaron 255 asesorías técnicas en accesibilidad.
El tener estos programas hace que Medellín le abra sus puertas a la inclusión. Estas iniciativas y programas procuran que las personas con algún tipo de impedimento físico cambien sus mentalidades y conviertan sus  limitaciones en grandes oportunidades laborales, académicas, recreativas y médicas, todas revestidas de buena calidad de vida para ellos y sus seres queridos.
Por Manuela Lozano Ángel

No hay comentarios.:

Publicar un comentario