miércoles, 20 de abril de 2022

​​​​​​​ Las lluvias asociadas al fenómeno de La Niña contribuyeron en la reducción de los Índices de Calidad de Aire en el primer Período de Gestión de episodios de 2022

Durante el primer Período de Gestión de episodios de calidad del aire de 2022 no se presentaron de manera generalizada Índices de Calidad de Aire Dañinos a la Salud (ICA rojo) como sí ocurrió en los mismos períodos entre febrero y marzo de 2019 y 2020, señaló el Área Metropolitana del Valle de Aburrá. 

Solo en la estación Casa de Justicia del municipio de Itagüí se alcanzaron niveles de PM2.5 dañinos a la salud (ICA rojo) durante 23 horas, entre el final del 16 y el transcurso del 17 de marzo. 

Según el Proyecto Siata, en varias ocasiones durante el Período de Gestión de episodios, las lluvias intensas y sectorizadas que empezaron en horas de la tarde y continuaron en horas de la noche en el Valle de Aburrá, favorecieron la remoción de contaminantes presentes en la atmósfera por lavado atmosférico y mejoraron los índices de calidad del aire.​

Las lluvias asociadas al fenómeno de La Niña contribuyeron a la reducción de los ​Índices de Calidad del Aire en el primer Período de Gestión de episodios ocurrido entre el 14 de febrero y el 1 de abril de 2022. 

Así lo informó el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y su Proyecto Siata, al entregar el balance del episodio de gestión, en el que se destaca que durante “el presente episodio de gestión de episodios de calidad del aire] no [se] alcanzaron en ningún momento niveles generalizados de ICA rojo en muchas de las estaciones, como sí ocurrió en los mismos períodos entre febrero y marzo de 2019 y 2020". 

“Es posible que el incremento de las lluvias asociadas al fenómeno de la Niña favoreció las condiciones de lavado atmosférico por precipitación y la disminución de la incidencia de incendios, generando así condiciones favorables para la calidad del aire del Valle de Aburrá", explicó el director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Juan David Palacio Cardona.  

De hecho, y según el Proyecto Siata, en las últimas semanas, en la región Andina colombiana ocurrieron precipitaciones asociadas a sistemas de gran extensión que, en el caso del Valle de Aburrá, fueron lluvias intensas y sectorizadas que empezaron en horas de la tarde y continuaron en horas de la noche, lo cual contribuyó a la remoción de contaminantes presentes en la atmósfera por lavado atmosférico y mejoró los índices de calidad del aire. Se espera que el fenómeno de La Niña, continúe hasta los meses de junio y agosto de 2022 según el Centro de Predicción Climática de la NOAA (Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de los EE.UU.). 

Pronósticos se cumplieron

Desde el proyecto SIATA se propuso en enero un calendario según el cual se esperaba para las últimas semanas de febrero y la primera y última semana del mes de marzo, una probabilidad alta de que cinco o más estaciones poblacionales registraran Índices de Calidad de Aire (ICA) dañino para grupos sensibles. 

De igual forma, para las semanas entre el 7 y el 25 de marzo de 2022 se indicó que existiría una probabilidad alta de que cinco o más estaciones poblacionales presentaran un Índice de Calidad de Aire dañino para grupos sensibles (ICA Naranja) y adicionalmente, durante este período también existía una probabilidad alta de que al menos un día, cinco o más estaciones poblacionales superaran concentraciones de calidad de aire dañinas para la salud (ICA rojo). 

En efecto, la evolución de los niveles de PM2.5 durante el primer período de gestión de episodios de calidad de aire del 2022 coincidió con lo proyectado inicialmente en el calendario debido a que, durante las seis semanas consideradas como críticas durante el episodio, se presentaron dos períodos donde la calidad de aire alcanzó niveles correspondientes a dañinos para grupos sensibles (ICA naranja), en la semana del 21 al 25 de febrero, y en las semanas del 14 al 25 de marzo. 

Fue en ese contexto que el Área Metropolitana del Valle de Aburrá declaró el Nivel de Prevención a través de la Resolución Metropolitana 0299 de febrero 25 de 2022, aplicando las medidas restrictivas para el transporte de carga establecidas en el Artículo 27 del Acuerdo Metropolitano 04 de 2018 (que adoptó el POECA) correspondientes al nivel declarado, iniciando el lunes 28 de febrero de 2022. Mediante Resolución Metropolitana 0341 de marzo 02 de 2022, se levantaron las medidas del estado de Prevención. Estas declaratorias estuvieron basadas en los lineamientos establecidos en el POECA, según el cual, los niveles de prevención, alerta y emergencia pueden declararse a partir de los procedimientos de constatación y/o de pronóstico. 

Solamente en la estación Casa de Justicia del municipio de Itagüí se alcanzaron niveles de PM2.5 Dañinos a la Salud (ICA rojo) durante 23 horas, entre el final del 16 y el transcurso del 17 de marzo. 

Adicional, las imágenes satelitales y los equipos de medición de Black Carbon indicaron afectaciones significativas, posiblemente asociadas a contribuciones de quema de biomasa, para los mismos períodos en los que la calidad de aire en el Valle de Aburrá alcanzó niveles correspondientes a dañinos para grupos sensibles (ICA naranja). 

Tanto el director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Juan David Palacio Cardona, como la subdirectora Ambiental de la Entidad, Diana María Montoya Velilla, hicieron un llamado a los ciudadanos del territorio a seguir fomentando las medidas de ecociudad, (hacer uso del transporte público, mantener al día el estado técnico-mecánico de los vehículos, trabajar de forma remota o escalonada, caminar y moverse en bicicleta) en aras de proteger nuestra salud y reducir los niveles de emisiones frente a escenarios de contaminación atmosférica.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario