sábado, 10 de diciembre de 2022

​De la condena a la libertad, tigrillo lanudo fue liberado después de una intensa rehabilitación

  • Gracias al Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Corantioquia y la Universidad CES, se han podido liberar dos tigrillos lanudos, en lo corrido del 2022.
  • El primer individuo fue liberado en mayo, y el segundo este semestre, después de una intensa rehabilitación, liderada por el equipo de profesionales del convenio que busca la protección de la fauna silvestre: zootecnista, biólogos, médicos veterinarios y auxiliares.
  • De acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza - IUCN -, a la resolución 1912 de 2017 del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y al libro rojo de mamíferos de Colombia; el tigrillo lanudo se encuentra en categoría Vulnerable (VU) a la extinción.
tigrillo-lanudo-amva-ces-corantioquia-2-web

El segundo individuo de tigrillo lanudo (Leopardus tigrinus), fue liberado en un área de 200 hectáreas, con buena cobertura boscosa, oferta hídrica y zonas de refugio, ubicada en una Reserva Forestal en el suroeste antioqueño.

Durante tres meses se implementó un programa de rehabilitación intensivo para fomentar los comportamientos naturales de supervivencia, donde se le expuso a los olores y sonidos de sus presas naturales, para que reconociera en esas señales la oportunidad del alimento, pues no contó con la posibilidad de aprender esas estrategias de su madre.

En condiciones normales, un cachorro seguiría a su madre en las cacerías, aprendiendo por observación e imitación lo que necesita para sobrevivir, como defender su territorio, ahuyentar a los rivales, encontrar refugio, entre otras. Es así como los biólogos tomaron la determinación de iniciar un proceso de readaptación, enseñándole habilidades de supervivencia, puesto que para un carnívoro con cuidado parental aprender esto en un espacio controlado y sin las enseñanzas de su madre resulta muy complejo.

El proceso de rehabilitación inició en el Hogar de Paso de Fauna Silvestre de Corantioquia, que es operado por la Universidad CES gracias al convenio con el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, donde fue evaluado por el equipo de profesionales veterinarios al momento de su llegada, tras ser rescatado después de que campesinos del suroeste antioqueño hirieran a su madre, mientras guadañaban un cultivo en el que antes había un bosque.

En este espacio recibió toda la atención profesional para promover su bienestar, inicialmente el cuidado se concentró en su nutrición y desarrollo, por lo que se le ofreció proteína animal, suplementada con probióticos, vitaminas y minerales y se ubicó en un recinto aislado de las personas.

tigrillo-lanudo-amva-ces-corantioquia

Al lograr el peso adecuado y la edad biológica en la que en estado silvestre inician su proceso de independencia, los biólogos tomaron la determinación de trasladarlo a un recinto aislado en el Centro de Veterinaria y Zootecnia -CVZ- de la Universidad CES, el cual, está inmerso en un bosque húmedo y nuboso, acorde a su hábitat natural. Tras perfeccionar las habilidades necesarias para sobrevivir en el entorno natural mediante los ejercicios diseñados por el equipo de profesionales y una vez se realizó la última valoración clínica, se determinó que este tigrillo lanudo estaba listo para ser libre nuevamente. En consecuencia, se trasladó al suroeste antioqueño a la misma zona donde fue rescatado cuando era un cachorro y donde ahora habita los bosques nativos de la región.

Las autoridades ambientales y la academia, representadas en este caso por el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Corantioquia y la Universidad CES, ratifican la unión de esfuerzos institucionales para procurar regresar a especies vulnerables, a su hábitat natural, tras ser víctimas de fenómenos antrópicos, tráfico y tenencia ilegal. Lo cual, no es fácil y menos en felinos silvestres.

Entre agosto de 2021 a la fecha, han ingresado 22 felinos silvestres al Hogar de Paso de Corantioquia, la mayoría infantiles, 5 yaguarundis, 6 ocelotes, 10 tigrillos lanudos y un puma, de los cuales, 6 murieron por condiciones asociadas al tráfico ilegal, 2 fueron sometidos a eutanasia debido a graves heridas y lesiones causadas por atropellamiento, 5 fueron trasladados a instituciones autorizadas que albergan animales silvestres, como: el Parque de la Conservación, Bioparque Wakatá, Bioparque Los Ocarros y Zoológico CAFAM; y 3 han sido liberados en su hábitat natural. Los 6 individuos restantes, se encuentran aún en el Hogar de Paso de Corantioquia, donde se les brinda bienestar hasta definir su destino final.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario