viernes, 9 de diciembre de 2022

¿Ya conoces los nuevos colores para la separación de residuos?

Identifica cuáles son los residuos que debes disponer en los recipientes blanco, verde y negro y qué debes hacer con las pilas, medicamentos vencidos, aceite de cocina usado y otros residuos posconsumo requieren un manejo especial.


En el mundo se están generando grandes cantidades de residuos, un hecho que crece a la par de su manejo inadecuado. Las consecuencias son evidentes y van más allá de la sensación desfavorable que genera ver las calles, los ríos o las quebradas contaminadas con botellas, tapabocas, vasos o pitillos. Su mala disposición también produce afecciones en el suelo, el agua, el aire, la fauna y la flora.  

De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas (ONU) los ciudadanos utilizamos el equivalente a 1,6 Tierras para mantener nuestro actual modo de vida. Los ecosistemas no pueden seguir el ritmo de nuestras demandas y aunque las autoridades ambientales, de carácter local e internacional, hemos asumido como prioridad crear planes de acción para mitigar esta realidad, es necesario que los ciudadanos se comprometan desde sus acciones cotidianas. 

Haz una correcta separación en la fuente

Si todavía tienes una sola bolsa para disponer todos los residuos que generas en tu hogar, este es el momento de comenzar a hacerlo bien. Según la Resolución 2184 de 2019, a partir del 2021 el nuevo código de colores para la separación de los residuos sólidos en la fuente, es: 

    Blanco: allí debes disponer los residuos de plástico, cartón, vidrio, papel y los metales, siempre y cuando estén limpios y secos. 

    Verde: los recipientes de este color deben contener los restos de comida y residuos vegetales. 

    Negro: dispuesto para el papel higiénico, las servilletas, los papeles y cartones contaminados con comida y los papeles metalizados. 

Hacerlo en tu día a día, además de que facilita el trabajo de los recicladores de oficio, permite el correcto aprovechamiento de los residuos y disminuye la carga de los rellenos sanitarios. 

Identifica los residuos posconsumo 

Los residuos posconsumo son productos de consumo masivo que, por los elementos o sustancias que los componen, pueden causar riesgos para la salud y el medioambiente, entre ellos están: 

    Pilas alcalinas y Zinc Carbón, es decir, las que usualmente empleas para los electrodomésticos. También incluye las pilas botón para calculadoras o relojes y las pilas recargables, aquellas que emplean las cámaras y computadores. 

    Luminarias, entre ellas las bombillas ahorradoras o led y las fluorescentes tubulares. 

    Computadores, impresoras y periféricos, entre ellos los scanner, parlantes, cámaras web, cargadores y discos duros externos.

    Envases de plaguicidas.

    Medicamentos vencidos o parcialmente consumidos, es decir, envases, empaques, cajas, frascos y ampolletas. 

    Baterías Plomo Ácido empleadas por vehículos y motocicletas. 

    Llantas usadas con un rin menor o igual a 22.5. 

En el Edificio Administrativo del Área Metropolitana del Valle de Aburrá y en el Parque Metropolitano de las Aguas, podrás disponer las pilas y baterías, luminarias, periféricos, envases de plaguicidas domésticos y medicamentos vencidos.

¿Y el aceite de cocina usado?

Un litro de aceite contiene 5000 veces más carga contaminante que el agua residual que circula por las alcantarillas y redes de saneamiento. Para evitar que esto suceda es importante hacer un correcto aprovechamiento: después de usarlo, deja que el que aceite se enfríe a temperatura ambiente, utiliza un embudo y viértelo en una botella plástica y llévalo a los puntos de recolección habilitados en tu municipio. 

Además de hacer una correcta separación en la fuente y disponer los residuos posconsumo en los puntos creados para este fin, evita el consumo de plásticos de un solo uso, entre ellos vasos, pitillos y platos desechables. ¡Tus buenas acciones son indispensables para contener la contaminación de nuestros recursos!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario