domingo, 15 de diciembre de 2019

Más de $3.505 millones destinaron Corantioquia y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá a la gestión ambiental conjunta en 2019

Más de $3.505 millones destinaron el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y Corantioquia a distintas acciones de mejoramiento ambiental en el Valle de Aburrá, durante el año 2019.

Atención de la fauna silvestre, calidad del aire, saneamiento hídrico, residuos sólidos y protección del cerro Quitasol hicieron parte del trabajo conjunto. 

Con las acciones adelantadas se sensibilizaron de manera directa más de 30 mil habitantes, con quienes se buscó fortalecer la corresponsabilidad en el cuidado de los recursos naturales.



El trabajo coordinado entre el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y Corantioquia arrojó resultados satisfactorios y que contribuyen al mejoramiento de la calidad ambiental en la región. Tras liderar acciones conjuntas con una inversión que superó los $3.505 millones en 2019, este viernes 13 de diciembre ambas entidades entregaron el balance de la labor realizada en temas relacionados con fauna, calidad del aire, saneamiento hídrico, residuos sólidos y protección del cerro Quitasol.

Protección de la fauna silvestre
Corantioquia y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá trabajan en articulación con la Universidad CES en la protección de la fauna silvestre. En 2019, se destinaron $1.684.449.949 a esta labor, que da cuenta de 499 animales silvestres a los que se les brindó atención veterinaria y biológica, de los cuales 336 fueron entregados voluntariamente, 9 incautados junto a la Policía Nacional, 150 rescatados y 4 recibidos como traslado desde otros centros de atención.

En cuanto a liberaciones, se registró el regreso de 877 individuos a sus hábitats, entre los que se cuentan 629 provenientes del CAV del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, 164 del Hogar de Paso de Corantioquia y 84 remitidos por otras entidades.

Entre las acciones de educación a la ciudadanía, se llevaron a cabo 121 operativos de control al tráfico y tenencia ilegal. Con ello, se logró la recuperación de 31 animales y la sensibilización de 13.055 personas. La estrategia Áreas Libres de Fauna Silvestre en Cautiverio continuó su proceso en el Valle de Aburrá, con un total de 9 áreas declaradas en los municipios de Bello, Copacabana, Itagüí y Girardota, donde se recuperaron 36 animales y se alcanzaron 6.648 personas. A la fecha, en jurisdicción de ambas entidades se cuenta con 63 áreas libres de fauna silvestre en cautiverio.

Calidad del aire
En cuanto a estrategias para el mejoramiento de la calidad del aire en el Valle de Aburrá y sus zonas limítrofes, las entidades avanzaron en el control y seguimiento a emisiones de gases, con un total de 6.103 mediciones realizadas a vehículos, entre los cuales un 57% resultó aprobado, y una inversión total de $427.195.110.

Así mismo, se promovió la implementación de buenas prácticas en el sector transporte mediante la realización de 70 capacitaciones en empresas, a las que asistieron 1.514 personas. Además, como parte de la promoción de tecnologías limpias, se instalaron 18 filtros a igual número de vehículos de carga que funcionan con diésel, en los que se reportó una reducción en opacidad de humos del 60%.

Sector de arcillas rojas, con buenas prácticas ambientales
Con el fin de contribuir a mejorar la calidad del aire, las autoridades ambientales trabajaron en el acompañamiento a 15 empresas ladrilleras en la aplicación de estrategias de mejoramiento ambiental y la implementación de acciones de reconversión tecnológica para la sustitución o reemplazo de combustibles fósiles, una iniciativa a la que en 2019 se destinaron $550.000.000. Como resultado se obtuvo, entre otros, una disminución potencial de 2.432 toneladas por mes en la emisión de CO2.

Durante el proceso fueron capacitados 54 operarios y 20 conductores en buenas prácticas asociadas a sus actividades, así como 52 funcionarios de autoridades ambientales en remas relacionados con gestión de la contaminación acústica y calidad del aire.

Saneamiento hídrico
Los esfuerzos unidos en este aspecto se concentraron en aportar a la descontaminación de la quebrada La Miel, tributaria del río Aburrá. Para ello, se realizó la instalación de 23 sistemas sépticos que tratarán las aguas residuales domésticas de 39 viviendas, lo cual redunda en la reducción de la carga contaminante que llega a la fuente hídrica y el mejoramiento de la calidad de vida de 150 habitantes de la zona.

Estas acciones, en las que se invirtieron en el último año $156.060.810, hacen parte de los objetivos trazados por el Área Metropolitana y Corantioquia para fortalecer la gestión del agua en las cuencas que hacen parte del Plan Quebradas, propósito en el que se ha avanzado en la firma de convenios con los municipios de Barbosa y Caldas.

Gestión integral de residuos sólidos
$350.361.459 fueron los recursos destinados a fomentar el consumo sostenible, la separación desde la fuente y la inclusión de recicladores en iniciativas de economía circular. Con la gestión realizada se consolidó un censo de 986 recicladores de oficio y 31 organizaciones de reciclaje en los 10 municipios del Área Metropolitana, San Jerónimo, Sopetrán y Santa Fe de Antioquia, a quienes estuvieron dirigidas distintas actividades de asesoría, capacitación y fortalecimiento.

Entre los resultados, 138 recicladores fueron certificados por la Universidad de Antioquia en la norma de competencia laboral para recuperar los residuos potencialmente reciclables, y 132 recibieron certificación del SENA. De otro lado, 10 organizaciones de recicladores fueron asesoradas en el proceso de formalización como empresas de aseo y en negocios verdes, se brindó acompañamiento a 25 sistemas de aprovechamiento de residuos orgánicos y se llevaron a cabo 14 jornadas de residuos posconsumo, en las que se recolectaron 8,1 toneladas de residuos y se logró la sensibilización de 762 personas. 

Cerro Quitasol, hacia la meta de convertirse en área protegida
Con una inversión de $372.995.017 y el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), se avanzó en la formulación del estudio técnico y jurídico para la declaratoria de un área protegida asociada al ecosistema estratégico del Cerro Quitasol, con una zona de influencia de 5.500 hectáreas en  los municipios de Bello, San Pedro de los Milagros, Copacabana, Girardota, Barbosa y Donmatías.

En cumplimiento de la ruta para la declaratoria, acorde con la Resolución 1125 de 2015 del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, también se avanza en la implementación de las fases de Preparación, Aprestamiento y Declaratoria.

En síntesis, se han identificado aspectos claves que sustentan la declaratoria del ecosistema estratégico asociado al Cerro Quitasol, no solo desde el punto de vista ambiental, sino también socio-cultural. Se resalta el avistamiento del montañerito paisa, especie de ave endémica y en peligro crítico de extinción; la existencia de importantes fuentes hídricas abastecedoras y un importante patrimonio arqueológico asociado a este cerro tutelar del Valle de Aburrá.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario