viernes, 27 de diciembre de 2019

Ocelote rescatado del tráfico ilegal inició proceso de readaptación para regresar a su hábitat natural

La acción oportuna de las autoridades impidió que el animal fuera víctima de tráfico ilegal de especies, en el Bajo Cauca antioqueño.
Las entidades continúan con la campaña ¡Paremos Ya!, con la cual se invita a proteger a la fauna silvestre del maltrato, el tráfico y la tenencia ilegal.
A través del convenio de fauna silvestre Corantioquia, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y la Universidad CES y en conjunto con las autoridades ambientales de Antioquia han atendido a 25.359 individuos y liberado reubicado a 13.643 en los últimos cuatro años.



Corantioquia, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y la Universidad CES adelantan el proceso de atención y readaptación del ocelote, de la especie Leopardus pardalis, incautado el fin de semana anterior en el municipio de Zaragoza, Bajo Cauca antioqueño, cuando un ciudadano intentaba venderlo en vía pública.

La recuperación del animal se dio gracias a la coordinación interinstitucional y la acción oportuna de las autoridades. La tenencia ilegal y posible tráfico fueron alertados mediante una llamada anónima a Corantioquia, entidad que solicitó apoyo a la Policía Nacional, cuyos efectivos finalmente realizaron la incautación del animal y la captura del vendedor.

Ana Ligia Mora, directora general de Corantioquia insistió en que “seguimos luchando contra el tráfico de fauna silvestre, el daño que se genera con esto a los ecosistemas es imparable; nuestro llamado es la ciudadanía para que no compre, que no ceda a las presiones de los traficantes porque eso finalmente es incentivar este acto ilegal”.

El felino incautado es un ocelote cachorro de aproximadamente tres meses de edad que ingresó levemente deshidratado y con actitudes silvestres a la red de tratamiento del convenio de fauna silvestre entre el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Corantioquia y la Universidad CES, donde es atendido por médicos veterinarios y se adelanta el proceso de readaptación biológica para que sea posible el regreso a su hábitat natural.

Desde su recepción se ha observado que el animal mantiene actitudes muy silvestres, es agresivo y caza, por cuenta propia, las presas vivas que se le ofrecen, hecho muy positivo con miras a su liberación. Se le adecuó un recinto aislado que le ofrece refugio, troncos para trepar y que está aislado visualmente para que no tenga contacto con sus cuidadores. Se procederá a hacerle una evaluación etológica completa para determinar si necesita estímulos adicionales y en qué momento estará apto para su liberación.

“Esperamos que este ocelote pueda regresar a su hábitat natural, a la libertad. Por eso hacemos un llamado a la ciudadanía para que nos siga informando, a través de las diferentes corporaciones ambientales, al Área Metropolitana del Valle de Aburrá o a la Universidad CES o a la Policía Nacional Ambiental. No participemos del tráfico ilegal de fauna silvestre. Paremos ya, dejemos que sean libres en su hábitat, donde deben estar”, afirmó Eugenio Prieto Soto, Director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá.

El Leopardus pardalis

El ocelote es el más robusto de los felinos manchados del género Leopardus, del que hay 3 especies presentes en Colombia y en Antioquia. Se puede encontrar hasta los 2.500 metros de altura y ocupa gran cantidad de hábitats, llega a medir hasta un metro y medio de largo, 40 centímetros de alto y pesar hasta 16 kilogramos. Se trata de un animal solitario que consume aves, mamíferos, reptiles, algunos invertebrados y frutas; la principal amenaza contra sus poblaciones es la pérdida de hábitat, la muerte por cacería en venganza a la depredación de aves de corral y para obtener su piel, y el comercio ilegal como mascotas.

El ingreso de cachorros de felinos y otros mamíferos que son tenidos como mascotas a la red del convenio de atención a la fauna silvestre es común y muy preocupante: por lo general, las crías son encontradas solas en el bosque y retiradas de su madriguera, cuando es normal que la madre deje solo a su cachorro mientras busca alimento o nuevos refugios. Esto tiene consecuencias muy significativas en el animal, debido a que su recuperación y crianza, después de haber pasado tiempo cerca de las personas, es muy difícil de lograr.

En cifras

A través de este convenio Corantioquia, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, la Universidad CES y en conjunto con las autoridades ambientales de Antioquia han atendido a 25.359 individuos y liberado o reubicado a 13.643, en los últimos cuatro años.

Finalmente, las autoridades ambientales reiteran el llamado a los ciudadanos para que detengan el tráfico ilegal de fauna silvestre, comprendan la importancia que tiene para la sostenibilidad de los ecosistemas que cada una de estas especies permanezca en libertad. Con la campaña #ParemosYa el objetivo es seguir generando conciencia y reflexión sobre nuestro rol como sociedad en la protección y conservación de los animales silvestres y del territorio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario