domingo, 22 de noviembre de 2020

El 63,1 % de las personas reportadas como desaparecidas este año en Medellín han aparecido con vida

-Una clave en el trabajo de 2020 ha sido la articulación de las distintas dependencias de la Alcaldía de Medellín y los otros organismos competentes.
-La ciudad cuenta con el componente de Dignidad Humana conformado por profesionales que acompañan a las víctimas y sus familias.
-Múltiples factores ocasionan la desaparición de una persona. El llamado es a denunciar los casos lo antes posible.

2020-11-21_221047 Aparecen desaparecidos

 

La Alcaldía de Medellín continúa fortaleciendo los mecanismos de búsqueda de las personas reportadas como desaparecidas, lo que ha permitido aumentar el índice de hallazgos durante este año, en su mayoría con vida.


Entre el primero de enero y el 11 de noviembre, se recibieron 171 denuncias por casos de desapariciones, en los cuales 108 personas aparecieron con vida, lo que equivale al 63,1 % del total. Infortunadamente, hubo siete hechos en los que las personas fueron halladas muertas.


Además, en 28 situaciones se mantiene activa la ruta de búsqueda y de los 28 restantes no se logró consolidar información, debido a que los familiares no estuvieron interesados en aportar datos o abrir una ruta de búsqueda, porque en muchos casos sus seres queridos aparecieron sanos y salvos.


En 2019, no se tuvieron reportes del primer trimestre. Según las cifras de abril a noviembre, se denunciaron 79 casos y se encontraron 43 personas, es decir el 54 %, de las cuales tres estaban muertas.


En cabeza de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Secretaría de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos, la ciudad cuenta con el componente de Dignidad Humana, conformado por 16 profesionales de áreas como Derecho, Antropología, Criminalística, Psicología y Análisis de Información, quienes trabajan incansablemente, en articulación con otras instituciones, para acompañar a las familias víctimas de esta situación.


Cuando se reporta una desaparición, esta dependencia se articula con la Secretaría de Seguridad y Convivencia para analizar las cámaras de monitoreo; se activan las rutas de búsqueda y se acompaña a los familiares, lo que incluye verificar con amigos y seres queridos para determinar si la persona desaparecida se encontraba con ellos; identificar el último lugar donde fue vista o hacia dónde se dirigía; establecer quién la vio por última vez y cómo estaba vestida; comunicarse con hospitales y el Instituto Nacional de Medicina Legal; consultar en la línea 123 y denunciar ante la Fiscalía General de la Nación, entre otras acciones.


“Esto es muy importante porque nos permite actuar oportunamente, poniendo por encima el bienestar de la persona y desmitificando que hay que esperar 72 horas para comenzar una búsqueda. Le hacemos mucho énfasis a la ruta urgente de búsqueda, porque las primeras horas son cruciales”, explicó la secretaria de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos, Mónica Alejandra Gómez.


Generalmente, el componente de Dignidad Humana está al tanto de los reportes que se hacen por medio de redes sociales para acompañar a las familias víctimas. Con ellas, se adelantan procesos de sensibilización para que anuncien de inmediato cuando la persona aparezca con vida y, así, sea retirada de las bases de datos de desaparecidos.


Esta problemática también ha sido influenciada por la pandemia. Una de las particularidades es el aumento de la desaparición de mujeres, pues muchas optan por huir sin decir nada cuando se exacerba la violencia intrafamiliar. Mientras que entre abril y diciembre de 2019 hubo 30 mujeres desaparecidas, en 2020, a la fecha, van 64.


Se ha identificado que esta situación se ocasiona, algunas veces, por dinámicas al interior de la familia que no están funcionando, relacionadas con la comunicación, la convivencia, la ausencia de límites y de acompañamiento, entre otras, tras lo cual algunas personas optan por huir. Ante esta problemática, la Secretaría de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos trabaja desde distintos frentes para fortalecer las relaciones en los hogares, acercarles oportunidades y promover una mejor calidad de vida.


Los especialistas han identificado, en algunos episodios de desaparición, la posible acción de redes para abuso y utilización sexual, mientras que, en el caso de las personas mayores (van seis casos entre los 61 y los 72 años), las desapariciones se han presentado por asuntos de salud mental, enfermedades neurodegenerativas o discapacidades cognitivas. En los hombres y las mujeres de 18 a 55 años imperan razones como amenazas, conflictos con sus parejas y otros motivos que se desconocen.


La Alcaldía de Medellín reitera su llamado para que, ante una desaparición, la primera acción sea acudir a los entes judiciales y, si se da información en medios masivos de comunicación, tener cuidado al dar contactos personales, ya que se puede prestar para extorsiones.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario