jueves, 19 de diciembre de 2019

EPM amplió la Planta San Fernando para seguir cuidando el río Aburrá-Medellín

Este hito se suma a los logros del Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos, con los cuales se evita que más de 140 toneladas de materia orgánica lleguen diariamente al río Aburrá-Medellín

Más del 84% de las aguas residuales generadas por nuestros usuarios son tratadas y devueltas al río en condiciones óptimas de saneamiento

Entre 2005 y 2019, EPM ha invertido más de $3 billones, aprobados en su plan de inversión para el saneamiento del río Aburrá-Medellín



La Planta San Fernando, que trata las aguas residuales provenientes de los hogares e industrias de los municipios del sur del Valle de Aburrá: Envigado, Itagüí, La Estrella, Sabaneta y Caldas, se renueva casi 20 años después de su entrada en operación, con el propósito de seguir cuidando el río Aburrá-Medellín.

La ampliación consistió en la adición de una nueva línea de tratamiento secundario o biológico, la mejora del sistema de tratamiento secundario existente y la construcción de un nuevo digestor anaerobio para estabilizar y mejorar la calidad del lodo que se produce. Todo con sus respectivos equipamientos de operación y control.

En San Fernando se hace el tratamiento preliminar y primario de las aguas servidas, con el que se remueven las basuras, arenas y lodos. A su vez, en el tratamiento secundario se elimina el resto de carga, a través de unas bacterias que son capaz de alimentarse de los componentes contaminantes del agua para desarrollar otros químicos más simples y que no son nocivos para los seres vivos. En la Planta también se reduce la cantidad de sólidos suspendidos en el agua mediante sedimentación, logrando una depuración y clarificación del agua.



Por el bienestar de todos

Tener un río Aburrá-Medellín saneado aporta a la calidad de vida de los antioqueños y al desarrollo del Valle de Aburrá. En la ampliación de la Planta San Fernando se aumentó y modernizó la capacidad del tratamiento secundario. Hoy se tratan en este proceso 900 l/s adicionales para alcanzar el total del tratamiento secundario de las aguas residuales que tiene capacidad de ingresar a la planta (1800 l/s). Así se mejoró la calidad de los vertimientos de acuerdo con los límites de calidad establecidos en la normatividad ambiental.

Mayor tecnología para limpiar las aguas residuales

Con este proyecto se actualizaron todos los sistemas, ya que los equipos instalados corresponden a la tecnología de avanzada en tratamiento de aguas residuales.

Hoy en la Planta San Fernando es posible obtener energía a través de la generación de biogás y los tratamientos que se realizan. Otro de los logros fue la entrada en operación de una nueva línea de tratamiento de lodos.

Es importante destacar que el agua clarificada es vertida al río Aburrá-Medellín cumpliendo con los requerimientos de la normatividad ambiental y con un mínimo impacto ecológico.

El proyecto de ampliación de la Planta San Fernando, que inició obras en enero de 2018, tuvo una inversión de $125.000 millones e incluyó estudios, diseños y ejecución de obras civiles y electromecánicas. La empresa contratista fue TICSA, filial del Grupo EPM y en su desarrollo se generaron 922 empleos.

EPM contribuye a la armonía de la vida para un mundo mejor. En este propósito reconoce al río Aburrá-Medellín como un eje articulador para el desarrollo de los 10 municipios que están en su zona de influencia. Con el Área Metropolitana del Valle de Aburrá aporta a este gran sueño de ver en mejores condiciones el principal afluente de la región con la ejecución del Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos (PSMV).

Con los logros del PSMV se evita que más de 140 toneladas de materia orgánica lleguen diariamente al río Aburrá-Medellín y se suma a la recuperación de cerca de 80 quebradas. Más del 84% de las aguas residuales generadas por la comunidad que habita y labora en el área metropolitana son tratadas y devueltas al río Aburrá-Medellín en condiciones óptimas de saneamiento.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario