sábado, 25 de abril de 2020

En EPM hay héroes con casco que llevan la energía eléctrica a más de 2.500.000 hogares



• Para prestar el servicio de energía eléctrica en tiempos del coronavirus se cuenta con un equipo de profesionales y técnicos en campo, en el centro de control, subestaciones, circuitos de distribución, líneas de transmisión y trabajo en casa, quienes hacen mantenimientos y reparaciones y velan por el sistema y el alumbrado público para aportar a la calidad de vida de la gente

• La Empresa transporta en promedio 35.000 megavatios-hora (Mwh) de energía diarios a 124 municipios de Antioquia y El Carmen de Atrato, Chocó, durante el aislamiento preventivo obligatorio

• La buena energía de EPM está ahí, presente en la cotidianidad de las familias, desde la atención médica, el transporte, el estudio y el trabajo en casa hasta la conservación y preparación de alimentos, comunicación, interacción y ocio

La magia de la energía, que se traduce en calidad de vida, salud y bienestar para la comunidad, llega hoy a 124 municipios antioqueños y El Carmen de Atrato, Chocó, con calidad, continuidad y cobertura, gracias al trabajo comprometido de funcionarios de EPM.



Son héroes sin capa, pero con casco, quienes en plena pandemia del coronavirus (COVID-19) siempre están ahí, con su talento, laborando de manera permanente, las 24 horas del día, los 365 días del año, para que la gente pueda disfrutar de todas las cosas que hace realidad la energía eléctrica y que a veces se vuelven en algo cotidiano, intangible. Gracias a la energía eléctrica es posible la atención en salud; el estudio y trabajo en casa, la preparación y conservación de los alimentos, el entretenimiento, la movilidad, la interacción con los seres queridos y la seguridad, entre otras bondades.

Gente con buena energía
Para prestar el servicio de energía eléctrica a más de 2.500.000 clientes, EPM cuenta con 1.481 funcionarios, entre técnicos y profesionales (836 en campo) y más de 2.000 contratistas en todas las subregiones de Antioquia y El Carmen de Atrato (Chocó), quienes trabajan para operar, mantener y monitorear 149 subestaciones, 2.700 kilómetros de redes de líneas de transmisión, 95.930 kilómetros de redes de distribución (equivalentes a cerca de nueve veces la distancia entre Medellín y la Antártida), 141.063 transformadores de distribución, 150.000 luminarias de alumbrado público y un centro de control para el monitoreo y atención de daños.

Siguiendo todas las medidas de protección contra el coronavirus (COVID-19), las cuadrillas en campo atienden daños, mantenimientos preventivos inmediatos, manejo de la vegetación y mejoramiento de la calidad del servicio del sistema de distribución sin importar si es de noche, de día, llueve o hace sol. Muchas de estas tareas se adelantan en redes subterráneas para la distribución de energía, como en el centro de Medellín.

El equipo que atiende los alumbrados públicos no para en sus labores de mantenimiento correctivo de las luminarias y expansión en las vías principales, en un aporte importante a la seguridad de centros urbanos y rurales que tienen este servicio con EPM.

Al frente del centro de control y atención de daños hay otro equipo que, en tiempo real, vigila el sistema y hace posible que con solo hacer clic la gente disfrute en cualquier momento del servicio de energía eléctrica.

Los héroes con casco suman esfuerzos para que más y más hogares puedan acceder al servicio, con programas como habilitación viviendas, haciendo asequible el pago por parte de los usuarios; o los funcionarios del equipo de normalización que vela porque las familias antioqueñas que lo requieran legalicen sus instalaciones en una tarea mancomunada con alcaldes y planeaciones municipales para intervenir sus predios y localidades y entregar servicios que cumplan con la normatividad,  velando por un uso seguro de la energía.

Un equipo humano que trabaja día a día para permitir que la energía llegue con calidad, de una manera óptima. También están los funcionarios que dejan su aporte en la historia y construyen subestaciones y grandes líneas de transmisión y distribución para atender las necesidades de energía de los nuevos clientes. Para llegar hasta los lugares más apartados de Antioquia, servidores comprometidos con el bienestar de la gente han llevado la infraestructura eléctrica, en muchos casos, a lomo de mula, recorriendo empinadas montañas para instalar luminarias y conectar la magia de la luz.

La nueva pandemia no ha sido impedimento para la vinculación de nuevos clientes al servicio de energía eléctrica de EPM. Un equipo de servidores se encarga de las conexiones de ampliaciones y nuevos hospitales y toda la cadena de producción, transporte, distribución y comercialización de los sectores exentos del aislamiento preventivo obligatorio, como la industria de alimentos, hidrocarburos y servicios vitales (salud, agua, gas, energía, cárceles, bomberos, Policía, Ejército y algunos entes gubernamentales), entre otros.

Así lleva EPM su energía a los hogares, industrias y comercios, con un equipo comprometido, sin importar las circunstancias, para hacer realidad ese propósito superior de contribuir a la armonía de la vida para un mundo mejor.

Sabía usted que...
Con transmisión, distribución y comercialización de energía eléctrica, el Grupo EPM está presente en Colombia y Guatemala y con transmisión y distribución en El Salvador y Panamá, con 6.140 trabajadores comprometidos con la comunidad para brindar servicios con calidad, continuidad y cobertura a 6.766.795 clientes/usuarios en una época donde en la gran mayoría de territorios hay aislamiento social preventivo por la nueva pandemia.

A través de sus filiales DECA (Guatemala), DELSUR (El Salvador), ENSA (Panamá) y en Colombia con EPM, CENS, ESSA, CHEC y EDEQ, el Grupo EPM cubre 91.032 km2, en 465 municipios (199 de ellos en Colombia), a través de 250.535 km de redes y 19.837 GWh-año comercializados.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario